domingo, 3 de septiembre de 2017

Ejemplo de Dignidad...


LECCIONES DE LA HUELGA MAGISTERIAL

No menos de 335 mil docentes del Sector Público (un 91% del total) han convulsionado el país con una huelga indefinida, iniciada hace dos meses en Cusco y que continúa de manera decreciente dejando múltiples lecciones a quienes pugnamos por un Nuevo Perú. El impacto del movimiento no es solamente reivindicativo-sectorial, sino también socio-cultural, político e ideológico. Por ello, sus lecciones van más allá del magisterio; cruzan las fronteras del sistema educativo y nos llevan inclusive a señalar las posibilidades y limitaciones actuales del movimiento popular, en la construcción de alternativas revolucionarias.

Es interesante anotar que la huelga de los maestros peruanos acontezca a dos meses del 50 Aniversario de la Muerte del Che Guevara, asesinado en una escuela boliviana. Como si en las escuelas, simbólicamente, también sucedan hechos de gran significado  en la marcha de nuestro Pueblo Unido buscando su liberación. Veamos –de manera resumida- algunas lecciones e impactos de esta huelga de los Trabajadores de la Educación del Perú.

1.    Desnudando el sistema
Un importante impacto de la Huelga de los Sindicatos Unitarios de los Trabajadores de la Educación de las Regionales (SUTEs regionales) es el haber explicitado las limitaciones estructurales del modelo neoliberal para la concreción de los derechos de nuestros Pueblos.
a)     Durante la actual huelga, la Ministra de Educación y las autoridades del Gobierno jamás han hablado del “derecho esencial a la educación” sino del “servicio educativo”. Este enfoque ideológico de ver la “educación como servicio” ha sido  profundizado en las últimas normas y también en el Acta negociada entre el MINEDU y el Comité de Lucha, con la mediación de congresistas, encabezados visiblemente por Castillo del APRA.

b)     El teórico neoliberal Francis Fukuyama señaló hace dos décadas que con su sistema se llegaba al “fin de la historia” (de la lucha de clases), pues el modelo neoliberal resolvía las necesidades e intereses de las mayorías de los pueblos. Con esta huelga magisterial se ha demostrado:
·  Que el promedio remunerativo mensual de unos 375 mil trabajadores de la educación peruana (docentes activos), gira en un promedio de  los 1400 soles. Los docentes cesantes reciben una pensión mensual de unos 780 soles, cercana al salario mínimo vital.
·    Que la propuesta neoliberal hace crecer la desregulación de la fuerza de trabajo docente. Hace unos 15 años, no más del 10% de los docentes eran contratados. El año pasado (2016) un 37% del magisterio en el sector público estuvo en condición laboral de contrata. La tendencia a la inestabilidad laboral crece. Inclusive –como negociación de la presente huelga- el Gobierno gustosamente ha aceptado que los docentes nombrados puedan retirarse a los 55 años de edad. La misma controvertida “evaluación de desempeños” para el Gobierno “no es negociable”. Y esto se hace, porque es uno de los componentes más del modelo de eliminar plenamente la estabilidad laboral.
·    Que la Educación Pública no es una prioridad para el Gobierno lobista de Kuczinsky. Más de la mitad de la infraestructura educativa tiene deficiencias, no hay equipos adecuados, el currículo que se usa no guarda pertinencia a las necesidades actuales de los estudiantes y mucho menos a una visión estratégica de país. El mismo hecho de dilatar la solución de la huelga magisterial por parte del Gobierno tiene impacto de desprestigiar la escuela pública, permitiendo el avance inexorable de la privatización de la educación.
·   Que los magros aprendizajes de nuestros Estudiantes no dependen simplemente de los “desempeños docentes”; sino y fundamentalmente de condiciones de educabilidad (salud, nutrición, medios de información, contexto familiar de los estudiantes…).

En resumen, la huelga magisterial está permitiendo ver y sentir que estamos en una “crisis de la educación” y que la “reforma educativa” neoliberal puesta en marcha desde el Gobierno del Dictador Fujimori (hace unos 27 años) ha fracasado. Se está desnudando al sistema.

2.    Sin luchas… No hay victorias.
La Huelga Nacional de los SUTEs Regionales, hasta ahora, ya tiene éxitos para los docentes en particular y también para la educación-sociedad en general. Señalemos algunos:

a)     La educación pública en agenda del debate nacional. Los neoliberales hablan de un “servicio educativo”, mientras otros postulamos el derecho a la educación.

b)   Concreción de los 2 mil soles de piso salarial prometidos por PPK:
·   Setiembre 2016.- Gobierno hace formalmente la previsión presupuestal para llegar al piso salarial de 2 mil soles en dos momentos 2017 y 2018 para los docentes nombrados (MEF ante Congreso de la República: “Perú. Proyectos de Ley de Presupuesto, Equilibrio y Endeudamiento. Año Fiscal 2017, pág. 38).
·   Ante la huelga indefinida del SUTE Regional de Cusco (iniciada el 15 de junio) y el Paro Nacional decretado por el CEN SUTEP - Patria Roja (13 de julio 2017), el MINEDU anuncia lo que ya tenía presupuestalmente previsto: aumento a docentes nombrados y contratados con 30 Horas-Semanal-Mensual desde agosto 2017 en el primer tramo y desde mayo 2018 el segundo tramo. La dirigencia gremial del CEN SUTEP asume que es una victoria de su gestión algo que el Gobierno ya había previsto hacerlo.
·  Desde la quincena de julio muchos SUTEs Regionales se pliegan a la Huelga, con la condena y satanización del CEN SUTEP PR. Se consigue que la previsión presupuestal de los dos tramos de aumento del piso salarial se adelante: el último tramo de aumento se daría en diciembre 2017 para docentes nombrados y contratados. El SUTER Cusco levanta su huelga (8 de agosto) con esta victoria de adelantamiento en la mejora salarial.

c)     Incrementos salariales al 2021.- La lucha magisterial consigue que en el Acta con los SUTEs Regionales se señale que “El Ministerio de Educación elaborará un estudio técnico sobre los incrementos graduales de la remuneración docente para alcanzar una UIT al 2021”. Cuatro bancadas del Congreso de la República serán veedores para el cumplimiento de este y otros acuerdos. Esto significa que la Remuneración Líquida del PROMEDIO DE DOCENTES  (nombrados y contratados) pase de 1860 (diciembre 2017) a 3760 (julio 2021). Un incremento sustantivo, si se cumple el Acuerdo.

d)   Pago de la deuda social.- Ante el CEN SUTEP PR “el MINEDU se compromete a proponer que se incluya en el proyecto de ley de Presupuesto 2018 un incremento” (julio 2017). Con la huelga de los SUTE Regionales y como parte de la negociación con el SUTER Cusco (8 de agosto), el MINEDU precisa el monto de 200 millones de soles para pago de la deuda social, en los casos judicializados, en el 2018. Este acuerdo también se considera en el Acta con los SUTEs Regionales que debería haberse firmado el 20 de agosto 2017.

e)  Desayuno y almuerzos para Estudiantes.- En el Acta del 20 de agosto 2017, se acuerda que los Estudiantes en Jornada Educativa Completa (JEC) tengan desayuno y almuerzo. Importa establecer que este acuerdo en favor de los Estudiantes es significativo, proviniendo de una lucha magisterial.

f)    Intervención en la revisión del Currículo.- “Revisión del diseño curricular nacional, con la participación de representantes del Ministerio de Educación y de los representantes de la Bases Regionales del SUTEP”. Esta victoria es importante, en la medida que permite –desde el gremio- se aporte a la orientación y contenidos de lo que se aprende y enseña.

g)   Ratificación del incremento del PBI para Educación.- Así como “sin luchas, no hay victorias”, de igual manera, sin recursos presupuestales no se pueden concretizar bien el derecho a la educación de nuestro Pueblo. Por ello, la ratificación de aumento del PBI para Educación a no menos del 6%, resulta importante, tomando la previsión de una adecuada distribución estructural del gasto en el Educación. De lo contrario, el aumento de los recursos para el Sector sólo servirá para derivarlos al sector privado o a responder a necesidades sin visión estratégica de país, por ejemplo, para los Colegios de Altos Rendimientos.

h)  Puesta en debate de la llamada evaluación de desempeños.- La Evaluación de Desempeños (EVDE) en realidad es una “evaluación de permanencia” en la Carrera Pública Magisterial. Los desempeños son y deben ser objeto de evaluación en todos los tipos de evaluación: para ingresar a la CPM, para ascender en la CPM, para ocupar puestos de gestión en la CPM y también para permanecer en ella. La EVDE ya estaba legalizada desde el 2007. El Gobierno aprista no la aplicó a inicios del 2011, fecha prevista para su aplicación; pero, tampoco el Gobierno de Humala. El Ministro Saavedra previó su aplicación para el 2017, comenzando con docentes de Educación Inicial, donde el nivel de agremiación es muy débil. Sin embargo, sin  mayor entendimiento, el magisterio se opuso, inclusive desconociendo los alcances de las “rúbricas”, como instrumentos de las evaluaciones. Tanto el CEN SUTEP como los SUTEs regionales pusieron el tema de la EVDE en sus reivindicaciones. El CEN solicitaba su postergación por razones de proceso; mientras los SUTEs regionales solicitaban la derogatoria de la Ley de Reforma Magisterial o la modificatoria del Art. 23 de esta ley, donde se habla de la EVDE. No se ha llegado a un acuerdo, pero se ha conseguido que el tema se ponga en debate.

Importa insistir en: Postergar la aplicación de la EVDE, no solamente porque hay que mejorar y validar sus procesos, sino porque debe conllevar cambios en la Formación Inicial y en Servicio de los profesores, así como modificatoria del Art. 23 de la Ley de Reforma Magisterial.

El MINEDU ha tenido posiciones diversas respecto a la postergación y cambios en la EVDE. Inicialmente fue intransigente. En el Acta que se iba a firmar el 20 de agosto aceptaba postergación y cambios. En la medida que Fuerza Popular, el APRA y otras bancadas del Congreso señalaron que la EVDE era innegociable, el MINEDU endureció sus planteamientos. Inclusive en la reunión última del 28-29 agosto pudo transar en firmar el Acta con el Comité de Lucha, pero sin modificar su posición inicial ante la EVDE. La EVDE sigue como una cuestión por definir.
Estas son algunas victorias que se consiguen desde la lucha de los Docentes, organizados en los SUTEs Regionales.


3.    Legitimidad y Legalidad.
El Sindicato Unitario de Trabajadores de la Educación en el Perú (SUTEP) se creó el 6 de julio de 1972. Surgió con legitimidad ante los diversos estamentos del magisterio nacional de entonces, pero con ilegalidad. Solamente 12 años después tuvo el reconocimiento formal del Estado. Los primeros dirigentes del SUTEP priorizaron el tener legitimidad ante sus bases, ante que congraciarse con los Gobiernos de turno para usar y abusar de la legalidad.

El control hegemónico de Patria Roja (PR) en el CEN SUTEP durante más de 40 años, fue pervirtiendo su práctica sindical. No solamente se aprovechó el sindicato para catapultarse en el terreno electoral, sino que se aprovechó de la Derrama Magisterial como un botín partidario. La DM administra fondos del magisterio nacional formalmente reconocidos de unos 1,800 millones de soles y solamente el año pasado (2016) obtuvo 59.4 millones de soles de utilidades.

En los últimos 20 años, se profundizó el acuerdo tácito entre PR y los Gobiernos de turno. El Gobierno deja sin fiscalizar el manejo de los fondos del Magisterio en la DM, pero PR no hace problemas al MINEDU desde el SUTEP que controla legalmente. Cuando estuvo Chang como Ministro de Educación se generó cierta tensión en esta alianza perversa y el MINEDU normó que solamente haría descuentos voluntarios al magisterio. Salvado este impase, la alianza se afianzó en los últimos 10 años. Inclusive representantes de PR y de la DM fueron nombrados por el MINEDU, como asesores del despacho ministerial y aún miembros del Consejo Nacional de Educación.

En este contexto de toma-daca, el CEN-SUTEP fue dejando de lado las justas reivindicaciones del magisterio nacional. PR no solamente hegemonizó el CEN SUTEP, sino que sistemáticamente fue desconociendo a los dirigentes elegidos en los SUTEs regionales, reconociendo “legalmente” solamente a quienes fuesen afines a su partido y sus propósitos de “aquietar las olas” en el magisterio.

Desde las Regiones, fueron emergiendo nuevas dirigencias que ganaron legitimidad, aunque en su mayoría no contaban con la legalidad. Ante esta situación, el Ministro Saavedra (junio-julio 2016) conversó con las actuales dirigencias del CEN-SUTEP para “legalizar” el status quo de contubernio. La norma conversada sólo la pudo promulgar 11 días después de haber juramentado el nuevo Gobierno de PPK. Así se aprobó el D-S. Nº 013-MINEDU-2016 (08-08-2016), en el cual descaradamente se “legaliza” la alianza entre el MINEDU y el CEN SUTEP PR: Se prohíbe que los pliegos de reclamos del SUTEP (la norma no usa este nombre, sino su equivalente) tengan reclamos salariales, se incrementan las licencias sindicales para los gremios legalizados en el magisterio (es decir, para el CEN y sus dirigentes regionales reconocidos por PR), se prohíbe la negociación del sindicato magisterial en las regiones; es decir, se prohíbe la negociación con los SUTEs regionales…).

Obviamente, todo lo anterior se convirtió simultáneamente en causa y consecuencia de la alianza perversa. Los problemas del magisterio nacional y de la educación nacional fueron parcialmente reconocidos por el CEN SUTEP, pero no se tomaron medidas de lucha para afrontarlos en profundidad, por el toma-daca institucionalizados.

Todo lo anterior explica la contradicción que se ha generado entre legalidad y legitimidad, en el seno del SUTEP. Tenemos una mayoría de dirigentes magisteriales legales, pero sin legitimidad; pero, también una absoluta mayoría de dirigentes magisteriales con legitimidad, pero sin legalidad.

La actual huelga de los SUTEs Regionales ha develado de manera explícita la contradicción anterior. Por ello, las mismas autoridades del MINEDU quieren aferrarse al status quo de la alianza perversa. El magisterio debe superar esta contradicción, con la refundación del sindicato magisterial, con los criterios de Frente Único y el de “un maestro, un voto”.