domingo, 13 de agosto de 2017

La derecha....


EL GOBIERNO DE LA DERECHA
ES UN FRACASO
La situación política del país se desarrolla en el marco de una aguda crisis económica y social.

1.     ECONOMÍA DESACELERADA
Una economía casi paralizada, el Banco Central de Reserva señala que el PBI para el primer semestre del año, en 2.8% y pronostica un crecimiento para el segundo semestre al 3.2% debido fundamentalmente a la inversión pública que crecería en 7%; la inversión privada está en rojo en un modelo que concibe lo privado como forma vital de propiedad para el desarrollo. De tal manera que ante menores inversiones privadas y públicas, causan la desaceleración económica.
Según SUNAT la recaudación en el periodo enero-junio ha caído en -7,4% con relación al año pasado, marcando caída en ingresos estatales, con graves repercusiones para los servicios que debe brindar el estado a la población.
Algunas actividades van al alza como las exportaciones mineras reflejan un crecimiento de 26,7% (enero-junio); pesca crece en 52.02% (junio); Agro-exportaciones crecieron 10% en el primer semestre del año.
A un año de gobierno de la derecha, casi nada ha cambiado. La economía popular ha desmejorado Las condiciones de vida de los peruanos sigue empeorando. No acorta la brecha entre los más ricos y los que menos tienen. Se mantiene el modelo primario exportador que beneficia a las empresas transnacionales, al capital financiero y unas cuantas grandes empresas.  Mantiene la sobreexplotación, exclusión, desigualdad y el centralismo.

2.     EL MODELO NEOLIBERAL ES MÁQUINA DE CORRUPCIÓN
El escándalo de corrupción como el caso Lava Jato, descubre las redes mafiosas conformadas por famosos estudios de abogados, altos funcionarios corruptos del estado en la danza ilegal de millonadas de dólares, incluidos los expresidentes Fujimori, García, Toledo, Ollanta y el actual PPK, empresas brasileras como Odebrecht y nacionales; originando enormes pérdidas a la economía por la paralización de varios megaproyectos. Desnuda la real dimensión de la derecha neoliberal, gobierno, proyecto económico, instituciones del sistema, la derecha política, todos sumergidos en el pantano de la corrupción. La derecha política y empresarial es corrupta. Son quienes están originando la crisis del estado, de deslegitimación de la democracia representativa. Tanto a nivel central como en las regiones también campea la corrupción llevando a la cárcel a varios gobernadores regionales y alcaldes. Hay un estado agotado. Las instituciones sobre las que sustenta su poder, no son creíbles, no emanan autoridad real; el pueblo no cree, no confía, no tiene mayores expectativas en ellas. El descredito de la política y los partidos de la derecha es parte de este proceso.
Se complican más las cosas con el desencadenamiento del fenómeno del niño costero, que ante la improvisación, afectó a los pueblos del norte del país y cuya reconstrucción es sumamente lenta y avanza a paso del negociazo.

3.     LA DERECHA NO PUEDE GOBERNAR COMO QUISIERA
El gobierno de la derecha es débil y ha caído en un rápido desgaste político como muestra del desencanto de los sectores de la ciudadanía que lo llevaron al gobierno; el “gabinete de lujo” a un año, comprobamos son un conjunto de tecnócratas liberales lobystas que hacen políticas de parches al modelo neoliberal. Nada nuevo nos puede ofrecer este modelo que sigue fracasando. Las raíces del problema económico-social seguirán siendo las mismas.
 Es un régimen que refuerza el neoliberalismo, la dependencia, alineamiento con el imperialismo yanqui, que seguirá implementando las directivas del FMI y en la política internacional será más agresivo contra los gobiernos progresistas de la región, avalando la política intervencionista de los EEUU en Venezuela, como la reunión de cancilleres en Lima convocados por su gobierno para tomar medidas contra la revolución bolivariana, buscando aislarla internacionalmente para golpearla mejor.
El gobierno de la derecha está mostrando incapacidad para manejar las crisis con ribetes de escándalo que se han venido sucediendo, como el caso del SIS, Chinchero, el Contralor, el ministro de economía Thorne, las recurrentes puestas en escena del indulto a Fujimori, la leche que no es leche, El caso Julia Príncipe y la procuradora Ampuero, que generaron una polarización entre la mayoría congresal de Fuerza Popular con el ejecutivo, pero que revela el carácter corrupto y pro-empresarial del gobierno. Desde la derecha empresarial se impulsa el diálogo entre PPK y Keiko a fin de destrabar a su gobierno.
Enfrentamiento político entre el congreso y el ejecutivo alarma a la derecha empresarial que clama por un entendimiento político ya que a la parálisis económica, se suma los escándalos de corrupción, los problemas cotidianos de inseguridad que atemoriza a la población.
El discurso de PPK aparte de su mediocridad, no propone nada nuevo, es lo mismo de lo mismo, que lo ha llevado al 29% de aceptación, a agrandar la brecha entre los más ricos y los que menos tienen. Se muestra como el alfil del imperialismo norteamericano para tratar de aislar en el contexto regional a la revolución bolivariana. Este gobierno, es ficha importante para en las jugadas del imperio en la región.

4.     LOS SECTORES POPULARES RESISTEN LUCHANDO
Los conflictos sociales como los cañeros de Tumán que el gobierno respondió con la declaratoria de emergencia; las protestas de los campesinos damnificados del fenómeno del niño costero del Bajo Piura por el abandono en que se encuentran sin reconstrucción, ha originado enfrentamientos con la policía con el resultado de 1 muerto y 6 heridos graves y varios detenidos, es decir, tras piedras, palos; la huelga de los médicos que lleva más de cuarenta días, la huelga de las enfermeras, la huelga de los maestros de Cuzco con más de 50 días a la se sumaron las regiones del sur del país y se ha irradiado a todas las regiones generalizándola y desbordando al CEN del SUTEP que ha mantenido una posición pusilánime y de contubernio con el Ministerio de Educación frente a las reivindicaciones de los maestros; la marcha de los amautas  ha concentrado en Lima de manera masiva  a miles de maestros de las diferentes localidades del país, presionando al gobierno para que dé solución a los problemas de la educación y la huelga de las obstetras que paraliza al sector salud.
Este conjunto de conflictos entre otros, está generando problemas de gobernabilidad. Es decir, el modelo neoliberal hace agua por todas partes y lo paradójico es que el ejecutivo está controlado por un “equipo de lujo”, propugnadores del mismo, así como la mayoría fujimorista en el congreso.
Un frente neoliberal entre PPK, el fujimorismo, el APRA, y otras fuerzas se perfila en el horizonte, aunque con grandes dificultades. Los acerca la economía, pero los separa la política, sobre todo en el caso del fujimorismo, afanoso de ganar liderazgo, orientando toda su actividad política hacia la presidencia el 2021; tienen que proteger “la institucionalidad democrática”, que es funcional al modelo neoliberal y a los intereses de los grupos de poder económico.

5.     LOS RICOS CADA VEZ MAS RICOS, CORRUPTOS Y ANTIPATRIOTAS
En nuestro país las empresas más poderosas pertenecen a 20 familias. Muchas de ellas han creado filiales en los principales paraísos fiscales del mundo para eludir el pago de impuestos como Credicorp, Brecia, Intercorp, Belcorp; Gloria, Hochschild, Ferreyros y D&C. La riqueza privada se incrementó en 7,6%.
Cada vez los ricos son más ricos mientras que la pobreza es más extendida.
Existe una desprotección a los trabajadores que son los productores de la riqueza; basta señalar que de los 8 millones de jóvenes peruanos, sólo el 3% tiene contrato permanente y a nivel de la niñez, es mucho más alarmante, según el INEI, el 43.6% de menores de 3 años padecen anemia: 39.9% en zona urbana y 54.5% en zona rural, con las consecuencias desastrosas que ocasiona.
En el plano político, el fujimorismo es el principal rival político estratégico a combatir. Cuentan con una aplastante mayoría congresal, que utilizan para hacer sentir su poder y preparar el camino para su pretendida victoria del 2021. Son el rival inmediato pues su base social es justamente aquella que la izquierda aspira a representar. Derrotar al fujimorismo en los barrios y comunidades pobres es condición de victoria para la izquierda. La batalla decisiva será con ellos. Cuentan con ingentes recursos, aparato, redes mafiosas y mucha ambición política.

6.     LA IZQUIERDA SE REESTRUCTURA ORIENTÁNDOSE A SER GOBIERNO
En el campo popular, las organizaciones políticas también se preparan para enfrentar los tiempos que vienen: la conformación de Juntos por el Perú; los tres Encuentros Nacionales exitosos de Movimiento Nuevo Perú que lidera Verónika Mendoza que se orientan hacia la realización de su Congreso Fundacional en noviembre; hay pasos de reactivación, resistencia y lucha en importantes sectores sindicales, campesinos, nativos, la mujer, los jóvenes, la diversidad. Aunque aún fragmentarias o sectorizadas, trabajar para articularlas y organizar un gran torrente anti-neoliberal y antimperialista.
El avance o no del predominio neoliberal, depende de la resistencia popular que implementemos. Nuevo Perú debe pasar a la ofensiva política con nuestra dirección nacional y representación parlamentaria; ganar la calle implementando campañas políticas nacionales, levantando ideas eje de la propuesta programática popular encaminada hacia una constituyente y nueva constitución. Hay que avanzar decididamente en la tarea de cambiar la correlación de fuerzas para ser gobierno.
Hay mucho trabajo que hacer en este terreno y el esfuerzo de construir las herramientas políticas no debe hacernos perder de vista que entre el movimiento social y el político hay vasos comunicantes que se retroalimentan.
Nos reafirmamos que son tiempos de acumulación de fuerzas políticas, sociales, culturales. Hay que ayudar a reconstruir el tejido social. Avanzar en el fortalecimiento de las organizaciones de masas, eliminando el sectarismo, hegemonismo y burocratismo en el trabajo con el pueblo. Hay que aprender a integrar la política revolucionaria como parte de sus preocupaciones y racionalidad cotidiana, a integrar sus luchas sectoriales aún fragmentarias a una propuesta de nueva sociedad, construyendo desde ya embriones de poder popular.
El camino que transitamos acompañando al pueblo del cual somos parte, para convertirlo en sujeto colectivo protagónico de la revolución que el país necesita, es el camino más difícil porque vamos remando contra la corriente. Pero el pueblo unido, organizado, movilizado y con propuestas propias, vencerá.

¡Por la Vida, la Patria y el Socialismo… Construyamos el Poder del Pueblo!