domingo, 13 de agosto de 2017

Programa



Para descargar el documento en PDF... haga CLICK aquí o en la imagen 

PROGRAMA PARA UN NUEVO PERÚ

I.
Vivimos un momento crucial de nuestra de nuestra historia, las fuerzas populares y democráticas comenzamos a retomar la iniciativa y buscar caminos autónomos tras la frustración que supuso el gobierno de Ollanta Humala Tasso, quien capituló ante la derecha y no tuvo el coraje de apelar a las masas para destruir el andamiaje neoliberal y autoritario que se ha apoderado del Perú y sus instituciones.

La victoria de Ollanta Humala fue la de un caudillo circunstancial, un advenedizo que supo captar la energía y el entusiasmo popular por una propuesta de transformación social. Ofreció el cambio y se sometió a los poderosos. Una de las grandes lecciones de la historia del período 2011-2016 es que no podemos más ponernos a la cola del improvisado de turno, carente de principios, de lealtad y disciplina partidaria a la cual responder y que se pretende dueño del movimiento político que encabeza y con el que hace lo que le viene en gana. Tenemos que ser capaces de constituirnos como sujetos autónomos, como fuerzas orgánicas que tengan a la vez de amplitud y flexibilidad para incluir corrientes diversas, la firmeza para ser sostenibles en el tiempo.

Mariátegui decía que la historia es duración, de nada sirve el grito aislado. Tenemos que hacer de la izquierda una institución duradera y confiable, en un país carente de éstas.

Somos fuerza nueva pero que a la vez reivindica las tradiciones de la causa popular. Desde la resistencia a la invasión española que iniciara Manco Inca, y continuaran Juan Santos Atahualpa, Micaela Bastidas, Túpac Amaru II, Mariano Melgar, cimientos de la nacionalidad, pues, plantearon la cuestión social como problema. Fue así que la revolución de la independencia  no constituía un movimiento popular, sino que estaba conducida por los criollos explotadores que veían disminuidas sus ganancias por la intervención española. Al lograrse la emancipación, burgueses y terratenientes tomaron el  poder en la nuevas “repúblicas” y se dividieron la tierra. El Perú desde entonces quedó reducido a lo que los intereses de los libertadores pudieron permitir. Quienes tomaron el poder continuaron ejerciendo la explotación hispana contra  el pueblo y tomaron al Estado como botín, entre caudillos a través de guerras disputaban el poder. Así continuó la lucha entre clases.

Rescatamos la consecuencia generosa de los viejos luchadores anarquistas de principios de siglo XX, herederos de Gonzales Prada. Gentes como Manuel Caracciolo Lévano, Delfín Lévano y Adalberto Fonkén, quienes no sólo organizaron sindicatos, editaron periódicos memorables como “La Protesta” e impulsaron diversas manifestaciones culturales, sino que dieron testimonio de vida austera, de entrega desinteresada de quien no pretende cargo o puesto público, sino el servicio a sus ideales y a su pueblo.

Hacemos nuestra la herencia de José Carlos Mariátegui, estudioso, disciplinado e infatigable organizador, con infinita curiosidad ante lo nuevo, explorando rutas heterodoxas. Ejemplo de compromiso, de humildad y sencillez. Postrado en una silla de ruedas, hizo del “rincón  rojo” del Jr. Washington el epicentro de un formidable despliegue de ideas que nos enriquece aún hoy, entendiendo que en el Perú el socialismo “NO SERÁ CALCO NI COPIA, SINO CREACIÓN HEROICA”.

Reivindicamos la herencia de José María Arguedas, en sus múltiples dimensiones, como literato, etnólogo, folklorista, en batalla permanente para trasmitir la herencia andina.

Recordamos a los insurgentes y activistas apristas de 1932 que pelearon contra oligarcas y poderosos por una sociedad más justa y su ejemplo de consecuencia, pagada con sangre, cárcel y exilio, ese martirologio ha sido pisoteado por los corruptos de hoy. Heredamos la experiencia de las luchas populares de las décadas de 1960 y 1970, que en el campo y la ciudad produjeron el más amplio proceso de democratización social y política de la historia republicana, que se tradujo en expresiones políticas como la Izquierda Unida que logró la victoria en las elecciones municipales de 1983 en Lima, convirtiéndose en la segunda fuerza electoral nacional el año 1985.

Reivindicamos a quienes durante los años duros de la guerra interna lucharon en defensa de los derechos y enfrentaron con coraje el autoritarismo y a quienes en los momentos más difíciles, no arriaron las banderas de paz con justicia social.

Nos nutrimos de las luchas democráticas y reivindicativas de los trabajadores por sus salarios, de los cocaleros contra la erradicación forzosa, de los estudiantes que durante los duros años noventa ganaron las calles y se enfrentaron al fujimontesinismo, de quienes el 2000 enfrentaron con coraje el continuismo reeleccionista en la Marcha de los Cuatro Suyos, y a los hombres y mujeres que hace más de una década luchan defendiendo sus territorios y sus vidas. Pero reconocemos también que, pese a su amplitud, estos movimientos aún no logran articular un liderazgo y una voluntad política verdaderamente transformadora de la sociedad peruana.

II.
Es por eso que nos alzamos desde la comprensión de la urgencia de enfrentar y derrotar las fuerzas del neoliberalismo y el autoritarismo que amenazan nuestra patria: nuestra lucha es por revertir la correlación de fuerzas políticas y sociales que hoy aun nos son adversas, es la tarea y el reto del presente. El éxito aparente del neoliberalismo se debió al ciclo de bonanza de los precios de las materias primas, concluido el cual, nos deja de nuevo el sinsabor de las oportunidades desperdiciadas, del mantenimiento de distancias y fracturas sociales profundas que impiden nuestro despliegue como nación.

Urge derrotar a un proyecto que reproduce un modelo extractivista y depredador, que afecta irreparablemente territorios, aguas, bosques y la biodiversidad en general, donde reside la fuente de la vida, que afecta poblaciones e hipoteca el destino de futuras generaciones, y que sigue teniendo en el “cholo barato” el fundamento de sus ganancias.

Es igualmente urgente derrotar el autoritarismo y al conservadurismo que pretenden convertir la democracia en cascarón vacío, en estado policiaco, criminalizando la protesta social y destruyendo los bastiones de resistencia popular; que pretenden así mismo instalar en la conciencia colectiva paradigmas que frenan la libertad y el despliegue de las identidades que permita la tolerancia y la convivencia entre seres humanos diversos.

Desde nuestra vocación firmemente socialista aspiramos a romper con la cosificación mercantil y el consumismo que impone la sociedad capitalista a todas las dimensiones de la vida. Para ella los valores sólo son aquellos que se cotizan en la bolsa. No combatimos sólo la explotación, también aspiramos a erradicar todas las formas de alienación. Solo en esta batalla será posible enfrentar uno de los grandes males de nuestro tiempo: la corrupción, que nace del fetichismo de la mercancía y del dinero, convertidos en tótems sagrados por la sociedad burguesa.

Toda alianza táctica debe tener presente el objetivo estratégico: debe acercar a él y no alejar de él. En otras palabras, toda alianza táctica debe estar subordinada al objetivo estratégico de conquistar el poder político para construir una sociedad socialista. Sin esta condición, la política de alianzas cede paso al oportunismo y retrasa gravemente la lucha de los trabajadores, porque los intereses pequeño burgueses se ponen por encima de los objetivos propiamente de clase. En la medida que no ocultemos nuestros principios, digamos las cosas claramente, impediremos que sean nuestros enemigos quienes las digan por nosotros. Ellos siempre se aprovechan de nuestro silencio para confundir a las masas, deformando nuestros postulados. Pero al aclarar estos objetivos finales, es necesario afirmar nuestra decisión de lograrlos a través del Programa, las alianzas y los acuerdos establecidos ante las masas.

Es aquí donde tenemos que rastrear la ética de nuestros militantes, que recogen el espíritu del comunero andino CON SUS CREENCIAS, SUS MINGAS Y SU RECIPROCIDAD que Arguedas imaginó en Rendón Willca, la vida de los primeros cristianos despreciando riquezas y poderes, el ánimo de San Francisco de Asís, en comunión con el sol, el lobo y el hombre, expresiones de una reconciliación profunda con el cosmos.

El problema central del hombre es hoy la preservación del medio ambiente, la unidad naturaleza-hombre viviendo en  consonancia con la naturaleza, por lo que asumimos los principios, valores y cosmovisión andina de nuestros pueblos originarios, que la dominación española pretendió exterminar para imponernos una visión del mundo desde la lógica judaica. Construyamos el sujeto autónomo reivindicando las mejores tradiciones de la causa popular desde nuestra posición de clase.

La ética del militante asume la diversidad, el respeto profundo por el otro y la otra. Somos feministas, varones y mujeres lo somos, pues es solo sobre el respeto a la dignidad plena del otro/a más cercano que podremos hombres y mujeres hacernos plenamente humanos. Combatimos la corrupción tanto en los gobiernos de derecha como en los de izquierda y en nuestra organización política. Superemos la crisis moral.

Los militantes del Pueblo Unido somos indios, cholos, negros y blancos, hombres y mujeres de todas las razas y las sangres, respetuosos de las identidades y las diferencias, batalladores irreductibles por la dignidad humana. Reconocemos que estamos en un proceso  de acumulación de fuerzas políticas, económicas, culturales y sociales.

Desde la indignación profunda por la descomposición y desprestigio de la política y los políticos, desde nuestro afán de construir una sociedad solidaria en la que todos quepan y nadie sobre, desde nuestra preocupación por el país que dejamos a nuestros hijos y las futuras generaciones es que proponemos a los hombres y mujeres del Perú nuestro Programa.


PROGRAMA: 10 PUNTOS POR EL CAMBIO

01. POR UN PERÚ DEMOCRÁTICO, SOBERANO, IGUALITARIO Y PLURICULTURAL
(Reforma del estado con descentralización-gobernabilidad-democratización, empoderamiento ciudadano).

El autoritarismo y la exclusión han sido rasgos característicos del Perú republicano. La democracia ha sido conquista popular en sus pocos momentos estelares como en 1945, 1978 o el 2001. Sin embargo las fuerzas autoritarias ligadas a los intereses dominantes vaciaron el contenido de estas democracias. Y es que no puede haber un Perú democrático que solo se exprese a través de elecciones cada cinco años, sino que democracia es un proceso  económico, cultural, social y político permanente; por ello no puede haber democracia política sólida sin una sociedad civil vigorosa que contrarreste los afanes de los poderosos por poner a su servicio las instituciones públicas, privatizándolas, y sin ciudadanos autónomos que asumen plenamente derechos y deberes. El estado debe garantizar el ejercicio de los derechos ciudadanos. Batallamos por un Estado laico, democrático, descentralizado, pluricultural, multilingüe y participativo.

Rechazamos la opacidad Estatal, aspiramos a una ciudadanía informada y capaz de hacerse cargo de su destino. Afirmamos, además que no hay democracia sin soberanía y la fuente de la soberanía es la voluntad colectiva del pueblo de actuar en función de sus propios intereses, adoptando decisiones de forma autónoma y sin coacciones. Buscamos una democracia económica, social y política, democratizar todos los grados de la vida y la producción. Consideramos como un elemento estratégico llevar la democracia a la producción y reivindicarla como una lucha anti capitalista. Así libramos la batalla por la justicia social sumando democracia con libertad. Eso es para nosotros democracia radical.

Soberanía es también claridad de rumbos y objetivos de acuerdo al interés nacional, especialmente de sus mayorías empobrecidas. Una sociedad y un Estado que marchan a la deriva del mercado, con limitada participación ciudadana, son presa fácil de las transnacionales, del capital financiero internacional, así como de todo tipo de mafias.

Por eso proponemos: 
a) Un proceso constituyente popular, que culmine en la convocatoria a una Asamblea Constituyente que ponga fin a la Constitución de 1993, que está DISEÑADA  PARA SAQUEAR LAS RIQUEZAS NACIONALES Y CORROMPER, es  sostén legal del autoritarismo y del neoliberalismo, modelo de injusticias y entreguismo.
Nueva Constitución cuyos ejes sean:
·      Capítulo económico adecuado a una economía independiente, plural, anti-monopólica y anti-oligopólica, impulsando formas asociativas y comunitarias de propiedad.
·      Constitucionalizar los derechos humanos: vida, salud, educación, trabajo y  vivienda decorosa.
·      Constitucionalizar el derecho humano al agua y al ambiente saludable.
·      Respeto a los derechos laborales, pensionarios y de los pueblos originarios.
·      Soberanía alimentaria para la defensa del agro nacional.
·      Democratización de la administración de justicia con elección popular de jueces.
·      Reforma democrática del estado y regionalización con poder ciudadano.

b) El fortalecimiento con respeto de la idoneidad e idiosincrasia de todas las organizaciones sociales: sindicatos: sindicalización obligatoria, unitaria y por rama, comunidades campesinas, organizaciones indígenas, asociaciones de consumidores, cooperativas, Frentes de Defensa, Rondas Campesinas, Comités Barriales y otros colectivos populares.
Fortalecer La Asamblea Nacional de los Pueblos, embrión del Poder Popular para consolidar el proceso de regionalización desde la organización popular. ¡El Poder Popular se construye aquí y ahora!.

c) Derogatoria o revisión de todos los dispositivos legales y convenios internacionales lesivos a los intereses nacionales. Consulta popular sobre su contenido.

d) Reforma democrática del estado peruano: Contrarrestar el centralismo formando verdaderas regiones, capaces de articular poblaciones, territorio y recursos productivos.

Fortalecer competencias de gobiernos regionales y locales para un efectivo gobierno local, provincial y regional, eliminando interferencias del gobierno central. Implementación obligatoria de planes de ordenamiento territorial a nivel de gobiernos regionales y provinciales. Proyectos de interés nacional consultados a las organizaciones locales involucradas.

Descentralización fiscal que asegure a los gobiernos regionales y locales recursos para el cumplimiento de sus funciones, eliminando decisiones arbitrarias del gobierno central.

Fortalecer los municipios rurales y de frontera, reconociendo sus particularidades y dándoles las competencias y recursos necesarios para implementar sus planes.

Participación de los gobiernos regionales y locales en la entrega de permisos de exploración y explotación de proyectos extractivos y en la evaluación y fiscalización.

Estamos por una nueva organización del territorio del estado  a partir de las identidades  productivas, ambientales, sociales y culturales, teniendo como ejemplo el Tawantinsuyo que se dividió en según su especialidad productiva en 4 suyos, a saber Collasuyo (ganadero), Chinchaysuyo (agricultura), Antisuyo (cazadores) y Contisuyo (pescadores).

e) Reforma normativa antimonopolio  que democratice los medios de comunicación. Se necesita para Impedir los monopolios y la concentración de medios de comunicación en manos de unos pocos poderosos que manipulan la opinión pública, condicionan la política y lo que es peor, modelan los valores y conciencias de los actuales y futuros ciudadanos.

f) Derogar todos los dispositivos que impiden y criminalizan la libre expresión ciudadana de su descontento y su protesta, así como aquellos que permiten la impunidad a los crímenes cometidos por la fuerza pública.

g) Constitución de partidos políticos sólidos, que permitan reconstruir una representación popular. Promover el financiamiento público de la acción política, la democracia interna en los partidos, y la rendición de cuentas de sus ingresos, gastos y actos a sus militantes y electores. Transparencia de padrones de miembros y voto electrónico.

h) Rendición de cuentas políticas de las autoridades a los electores y revocatoria de quienes incumplan sus compromisos de campaña. Renovación de los procesos de participación y control ciudadano.

i) Acceso irrestricto a la información sobre la gestión y el gasto públicos. No al secretismo de instituciones como SUNARP, SUNAT, RENIEC, etc.

j) Expulsión de presencia militar extranjera.

k) Recuperar el control del estado sobre la minería, los hidrocarburos y otros recursos estratégicos.

l) No más cartas de intención y otros mecanismos que sujetan las políticas nacionales a organismos internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

02. POR UN PERÚ CON PROSPERIDAD, BIENESTAR, IGUALDAD Y JUSTICIA SOCIAL.
En la época de predominio del capital financiero las fortunas se construyen mediante el rentismo y la especulación, antes que por la creación de valor. Hasta los organismos internacionales reconocen que la desigualdad y los bajos ingresos frenan el desarrollo, y que la teoría del chorreo es un fracaso total. Hay que desarrollar políticas redistributivas que cierren brechas sociales y promuevan Estado de bienestar financiado con impuestos a los poderosos y recuperación de la renta generada por la explotación de los recursos naturales.

Por eso proponemos:
a) Reforma tributaria con mayores impuestos a los que más ganan. Eliminación de las exoneraciones y tratos preferenciales a los grandes grupos económicos y a los rentistas.

b) Por un sistema de salud pública universal, gratuito y de calidad para los hombres y mujeres del Perú. Política de medicamentos, para que estén al alcance de los pacientes y no sea fuente de lucro de los monopolios farmacéuticos. Políticas preventivas de salud pública y un Plan Nacional de Nutrición para madres gestantes, niños y adolescentes. La asignación al sector salud debe equivaler al 6% del PBI.

c) Derogatoria de todos los contratos-ley que han impedido que el Estado pueda acceder a la renta generada por el aumento de los precios de las materias primas.

d) Revisión de los TLC y demás convenios internacionales negociados y firmados a espaldas del pueblo (TPP) y que hipotecan sus intereses. Estos tratados deben ser sometidos a consulta popular, al igual que todo incremento de impuestos.

e) Por otro modelo de desarrollo. Plan Nacional de Desarrollo democrático y concertado, que permita establecer rumbos y objetivos claros para el país, y que fomente la diversificación productiva, la industrialización que incorpore valor agregado e incremente la productividad del trabajo. Favorecer la producción y la industria nacional, en especial las PYMES, con créditos, reducción de impuestos, apoyo tecnológico y protección frente a la competencia desleal. Incorporar conocimiento e innovación tecnológica. No a la contaminación en las ciudades.

f) Democratizar el acceso al crédito. Mejor control del BCR y la SBS de las tasas de interés, los manejos de los bancos y sus cobros abusivos. Permitir al Banco de la Nación intervenir en el otorgamiento de créditos hipotecarios, créditos de consumo y productivos para la pequeña y mediana empresa agraria e industrial.

g) Por soberanía alimentaria, promoviendo la agricultura familiar, producción interna de alimentos, revalorando los alimentos y la cocina y la comida peruana. Por un Perú libre de transgénicos.

h) Recuperación del control público de áreas estratégicas como los hidrocarburos, los puertos, las empresas generadoras de energía. PETROPERU debe ser una empresa competitiva e integrada hasta la explotación petrolera. Recuperación del controla nacional del gas de Camisea. No a la privatización de SEDAPAL: el agua es un derecho humano esencial.

i) Rechazo a todas las formas de apropiación fraudulenta de bienes y recursos públicos, como la lotización del territorio nacional y las pretensiones de que el Estado pague los bonos de la Reforma Agraria. Las poblaciones y comunidades son propietarias ancestrales del suelo y el subsuelo en el que habitan.

j) Promover la economía solidaria, y diversidad de formas asociativas (cooperativas, empresas de propiedad social, autogestionarias, etc.)

k) Priorizar, en el gasto público, la salud, la educación, la innovación tecnológica, el fomento de la economía solidaria.

03. POR EMPLEO DIGNO.
El trabajo es fuente de la riqueza. Tenemos que generar riqueza en base a los productores reales: agricultores pequeños y medianos, empresarios que invierten e innovan, trabajadores bien pagados y permanentemente calificados. Debemos poner fin a la desigualdad de ingresos, a la incertidumbre de los trabajadores sobre su destino, a la desprotección de sus derechos.

Por eso proponemos:
a) Empleo digno y de calidad para todos los trabajadores sin distinción, garantizando derechos laborales mediante una ley general del trabajo. Eliminación de los regímenes laborales especiales discriminatorios como los services. Promover el empleo juvenil sin recorte de salarios ni beneficios.

b) Jornada laboral de 8 horas.

c) Sindicalización obligatoria. Afirmar la sindicalización por rama, donde sea pertinente.

d) Impulsar la organización de los trabajadores de micro y pequeñas empresas, y de los trabajadores independientes.

e) Sistema universal de pensiones dignas y reajustadas permanentemente a cargo del Estado. Inmediato aumento de pensión mínima(S/. 415.00) congelada hace diez años. Real cumplimiento de Ley del Adulto  Mayor: que ONP pague deudas judicializadas y administrativas, que Ley SERVIR adicione como mérito la antigüedad laboral. Las AFP serán complementarias y opcionales para el afiliado, buscando favorecerlos y no al rentismo de sus propietarios. Libre desafiliación y posibilidad de revisión de los contratos de las AFP.

f) Aseguramiento igualitario y obligatorio para todos los trabajadores y trabajadoras.

g) Reorganización del servicio público, con participación de los servidores públicos.

04. POR UN PERÚ PACÍFICO, CON ESPACIOS PÚBLICOS SEGUROS CON PARTICIPACIÓN CIUDADANA.
Somos un país que ha pasado a fines del siglo XX por una guerra interna que dejó graves heridas y secuelas que aún gravitan en la sociedad. El Informe Final de la CVR es un punto de partida para entender lo que pasó y para evitar que se repita. A lo anterior se suma el crecimiento de la delincuencia común que proviene sobre todo de barrios y territorios empobrecidos y que los afecta a ellos más que a nadie, pues no pueden protegerse con los cada vez más prominentes servicios de seguridad privados.

Requerimos que esto se enfoque de una manera seria, sin demagogia ni populismo criminológico que se limita a elevar penas, eliminar beneficios penitenciarios y hacinar las cárceles, instalando un peligroso proceso de construcción de un Estado policiaco-autoritario. La delincuencia es primero y ante todo un problema social, sus principales causas son la desigualdad, el desempleo o el empleo precario sobre todo en los sectores juveniles, el fracaso de nuestro sistema educativo, y la extendida cultura de consumismo fomentada por el despliegue avasallador del capitalismo.

Por lo que proponemos:
a) Políticas públicas dirigidas a los adolescentes, jóvenes y poblaciones vulnerables, proponiéndoles alternativas de profesionalización, empleo, cultura y entretenimiento que frenen su integración a mafias y pandillas. En esto trabajarán conjuntamente Gobierno Central, Gobiernos Regionales y Gobiernos Locales, que estrecharán vínculos con instituciones de la sociedad civil.

b) Fortalecer la organización popular, urbana y rural, (especialmente las rondas campesinas) promoviendo mecanismos de autoprotección y autodefensa, con plenos respeto de los derechos humanos.

c) Cruzada nacional por la educación, que permita hacer de las escuelas y colegios en centros inclusivos y formadores de ciudadanía.

d) Políticas carcelarias, restauradoras, reparadoras  y preventivas enfocadas especialmente en los jóvenes. El énfasis debe ponerse en prevenir el delito y en especial la reincidencia. La prisión debe ser solo para los casos excepcionalmente graves.

e) Combate a fondo a la corrupción: dentro de los aparatos judiciales, policiales y penitenciarios, penetrados por mafias e individuos. Por un Código Penal acorde a los DDHH. Democratización de la Administración de Justicia con elección popular y revocatoria de magistrados de todas las instancias. Regionalización de la Corte Suprema.

f) Dignificar la policía, mejorar sus salarios y condiciones de trabajo para que sean efectivamente una fuerza eficiente, pero sobre todo comprometida con el respeto a la ciudadanía y los DDHH. Derecho a su sindicalización, como toda fuerza laboral. Acercar la policía al pueblo, cambiando los regímenes de rotación y traslado. Evaluar mecanismos de municipalización. Creación de una policía rural especializada. Circunscribir la función de las Fuerzas Armadas a la defensa de las fronteras y no a la intervención en el orden interno.

g) Estrategias diferenciadas para enfrentar al crimen organizado, la delincuencia común, la corrupción y las mafias que han logrado capturar áreas del estado, como algunos gobiernos subnacionales.

05.  POR UN PERÚ SIN CORRUPCIÓN.
Una de las mayores perversiones que se han producido en la política y la sociedad peruanas, particularmente desde la última década del siglo pasado, es la entronización de poderosas mafias que controlan ciertos aparatos del estado, ciertos territorios, empresas privadas e incluso organizaciones sociales, pudriendo todo lo que tocan a su paso. El neoliberalismo y su culto desenfrenado por el dinero, el narcotráfico y sus redes internacionales y la anti-política predicada y practicada deliberadamente por quienes promueven la anomia y la atomización social, ha producido una sociedad donde impera la ley de la selva y todo vale para hacer dinero.

Por lo que proponemos:
a) Movilización activa de la sociedad civil, (con veedurías, comités cívicos y organizaciones diversas de la sociedad civil) para limpiar la política  y diversos estamentos del Estado capturado por las mafias.

b) Crear y fortalecer un sistema anticorrupción, endureciendo las leyes que lo reprimen, pues la corrupción debilita y disgrega las colectividades y desprestigia la política como búsqueda del bien común. La corrupción es la madre de todos los delitos.

c) Combatir el narcotráfico que invade nuestra economía y nuestras instituciones estatales, judiciales y políticas. Diferenciar al campesinado cocalero y el cultivo de la coca de las redes del narcotráfico. Es necesario que a nivel multilateral se promueva el debate serio sobre la legalización del cultivo de  la hoja de coca que será el único medio de poner fin a la perversa “guerra contra las drogas” que los EEUU impone a Latinoamérica y así poder destruir a los carteles de la droga.

d) Fortalecimiento y autonomía de la unidad de inteligencia financiera.

06.  POR UN PERÚ EDUCADO Y CON DESARROLLO TECNOLÓGICO.
En el mundo de hoy la información, el conocimiento y el talento de las personas son más gravitantes que los recursos naturales y los bienes físicos para crear riqueza y fomentar el desarrollo. La ventaja comparativa del Perú no debe ser más el “cholo barato”, sino la creatividad de su gente. La educación laica y plural es un derecho y no una mercancía. Además, en un país desgarrado  y conflictivo como el nuestro, donde la pobreza desestructura hogares e incrementa la vulnerabilidad de niños y adolescentes, la escuela debe convertirse en “útero social”, refugio en el que se construyan identidad, ciudadanía y autonomía.

Por lo que proponemos:
a) Fortalecimiento de una educación pública gratuita y de calidad, para lo cual debe destinarse no menos del 8% del PBI.

b) Un sistema educativo planificado y participativo en todos sus estamentos, desde inicial hasta la universidad. Proyecto Educativo Nacional que renueve el modelo educativo actual, fomente conciencia crítica y perspectiva nacional. Libre ingreso a la universidad.

c) Una escuela, cuyo centro es el niño y cuyos artífices son los cientos de miles de maestros y maestras del Perú. Revalorar, dignificar  a los maestros en su función de formadores de personas y conciencias críticas para el cambio. Una escuela con las condiciones adecuadas para la enseñanza y aprendizaje.

d) Educación con calidad y pertinencia cultural. Enseñanza multicultural y bilingüe, en español y en el idioma predominante a nivel local (quechua, aymara o idioma amazónico). Recuperar tradiciones de pensamiento y conocimiento propias, no occidentales.

e) Una educación superior de calidad, vinculada a la investigación científica que coadyuve a la producción y responda al interés nacional. Más presupuesto a las universidades públicas para más vacantes e investigación. Universidades e institutos técnicos que formen ciudadanos de bien y no negocios que estafan al país y sus propios alumnos. Fomentar un sistema de innovación y generación de conocimientos.

f) Fomentar un sistema educativo orientado al trabajo, incorporar la educación de adultos como un esfuerzo nacional permanente de desarrollo de capacidades y ciudadanía

07.  POR UN PERÚ SUSTENTABLE Y  AMIGABLE CON EL MEDIOAMBIENTE.
Este es el único mundo que tenemos y debemos cuidarlo y protegerlo. Tenemos la responsabilidad frente a nuestros hijos y las generaciones venideras. La contaminación de los aires y de las aguas, la deforestación de los bosques y una explotación minera descontrolada, fomentadas por un capitalismo depredador, han traído graves secuelas, lo mismo que un proceso de urbanización desbordado y acelerado que ha sido enfrentado con imprevisión y cortoplacismo, haciendo de la basura, las aguas residuales y la polución ambiental problemas de proporciones dramáticas. Todo proyecto debe tener un estudio de impacto ambiental puesto que todo proyecto genera impactos leves, moderados o severos.

Por eso proponemos:
a) Defender el agua como un derecho humano.

b) Conservación y protección de los ecosistemas y la biodiversidad. Prohibición de actividades no sostenibles en territorios muy sensibles, en especial las Áreas Naturales Protegidas (ANP).

c) Ordenamiento Territorial participativo. Que defina el destino de nuestros territorios, el uso sostenible de los recursos naturales y del suelo.  Fiscalización y control de industrias extractivas por los pueblos

d) Desarrollo forestal sostenible y lucha contra la deforestación. Regulación de las industrias extractivas a través del Ordenamiento Territorial. Agricultura ecológica y conservación de la agro-diversidad. Prohibición de los transgénicos.

e) Gestión del agua con enfoque de cuenca, priorizando la producción de alimentos y el consumo humano directo. Tratamiento de las aguas residuales urbanas para su reutilización.

f) Nueva matriz energética en base a energías limpias. Incentivo al transporte público masivo con combustibles y tecnologías limpias.

g) Ciudades sostenibles mediante la planificación ordenada del desarrollo urbano: Uso adecuado del suelo y agua,  desarrollo de áreas verdes,  adecuada gestión de la basura y  reutilización de las aguas residuales. Activa participación ciudadana en los barrios y localidades para administrar el espacio, promover cultura y prevenir la delincuencia. Precisar sanciones penales a quienes atentan contra un ambiente saludable.

h) Promover a nivel nacional e internacional las políticas para enfrentar el cambio climático, políticas de manejo de residuos y reciclaje. Prohibición de actividades extractivas en cabeceras de cuenca de ríos.

i) Revalorar nuestras tradiciones culturales, que afirman que todo es vida, que todos somos vida, no al despoblamiento del campo y planificación de crecimiento urbano con limite a su parque automotor.

08.  POR UN PERÚ PLURICULTURAL Y DIVERSO.
El Perú al que Arguedas llamó país de todas las sangres, lo es también de diversidad de culturas y de identidades y opciones sexuales. Esta pluralidad es fuente de liberación y enriquecimiento de la vida humana en todas sus dimensiones.

Por eso proponemos:
a) Respeto a las culturas vivas y defensa de nuestra identidad cultural.

b) Legitimación del derecho de los pueblos indígenas a sus territorios ancestrales: Titulación de las comunidades. Articular sus proyectos a las necesidades del desarrollo nacional. Inclusión de representantes de las comunidades indígenas en los diferentes estamentos políticos.

c) Igualdad y equidad contra toda forma de discriminación. Matrimonio igualitario y unión de hecho y concubinato extendido a las personas LGBTI. Reconocimiento de la diversidad de familias. Respeto a la libertad de las personas distintas en su decisión de unidad familiar.

d) Firma de la Convención contra el racismo y toda forma de discriminación.

e) Consulta previa vinculante para los pueblos indígenas y consulta vecinal para la ciudadanía en general.

f) Estado con una economía del buen vivir o sumaq kausay (vivir bonito), que significa vivir sin angustias, en buenas relaciones humanas con su pareja, con su familia, con la comunidad y de todos con la naturaleza.

g) Plena vigencia del estado laico sustentado en la democracia (libertad + justicia social).

09.  POR UN PERÚ QUE RESPETE LOS DERECHOS DE LAS MUJERES.
Uno de las grandes transformaciones del siglo XX en las sociedades occidentales, que llegó para quedarse, es la irrupción de las mujeres y sus luchas en el espacio público, su presencia como sujetos de pleno derecho político y social y ocupando un espacio creciente en todos los ámbitos de la vida y privada. Este proceso, sin embargo, no implica que el patriarcalismo milenario haya desaparecido y que no se resista. Es más, la violencia doméstica subsiste dramáticamente y el conservadurismo frena un manejo serio de los asuntos de salud reproductiva. El Perú sigue siendo un campo de batalla tanto en la esfera pública como en la privada, donde las mujeres dan combates de trascendental importancia para nuestra conversión en una comunidad de hombres y mujeres verdaderamente libres.
Por eso reconocemos que la mujer en el sistema capitalista es doblemente explotada: por el marido y por el sistema, por tanto, tiene el deber de ser doblemente revolucionaria.

Por lo que proponemos:
a) Reconocer el trabajo de la mujer en las actividades del cuidado de la familia y acceso a la seguridad social y el sistema de pensiones.

b) Plena igualdad en las remuneraciones a las mujeres en el sector público y privado.

c) Promover el debate en nuestras organizaciones sobre la participación paritaria en los niveles de representación y decisión política: municipales, regionales y nacionales.

d) Políticas públicas contra la violencia hacia las mujeres, afirmando sus derechos. Combatir el machismo y el sexismo en los medios de comunicación y el sistema educativo. Cumplir las recomendaciones de la Convención contra todo tipo de violencia contra mujer.

e) Erradicar la mercantilización de la salud reproductiva y la promoción de sucedáneos de la leche materna. Evitar las operaciones y cesáreas innecesarias. Fomentar la lactancia materna.

f) Aprobación del protocolo nacional de atención al aborto terapéutico y despenalización del aborto hasta las doce semanas, garantizando el acceso a los anticonceptivos orales de emergencia y a la información sobre tratamientos naturales.

g) Aprobación del Plan Nacional de Derechos Humanos con pleno reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos.

h) Obligatoriedad de la aplicación del enfoque de género en el Poder Judicial, el Ministerio Público y la Policía Nacional para garantizar la efectiva protección de los derechos de la mujer.

i) Reparación integral para las víctimas de la violencia sexual durante el conflicto armado interno y las víctimas de las esterilizaciones forzadas. No al feminicidio.

h) Cumplimiento del plan nacional contra la violencia contra la mujer,

10. POR UN PERÚ INTEGRADO AL MUNDO A PARTIR DE UN BLOQUE SUDAMERICANO
Vivimos un momento de integración mundial, de constitución de la llamada “aldea global”, de la cual ya no hay retroceso posible. Frente a la constitución de grandes Estados y bloques de estados poderosos en la economía y política, y frente al poder de transnacionales que manejan más recursos que muchos estados tercermundistas, el Perú no puede aislarse, sino articularse y establecer alianzas con nuestros vecinos de América Latina, con los cuales formar bloque que permitan negociar en mejores términos la integración en la economía global. La orientación derechista de la política internacional del Perú desde la década de 1990 hasta nuestros días ha situado al país en un pacto sin otro futuro que la entronización y la supeditación a los poderosos, renunciando a la soberanía.

Expresamos nuestro rechazo a la guerra imperialista (EEUU + UE) contra los pueblos  pobres del mundo para saquearlos, demoliendo sociedades con fuerza bruta y prepotencia militar para imponer su dominio.

Por eso proponemos
a) Apoyo y compromiso con UNASUR, CELAC, ALBA, Comunidad Andina. Ruptura con la llamada Alianza del Pacífico, teniendo en cuenta que estamos asistiendo a la transición hegemónica del mundo sin guerra.

b) Revisión y renegociación de los TLC y los tratados bilaterales de inversión que vulneran el interés nacional, especialmente aquellos que afectan la agricultura, la industria y que convierten la propiedad intelectual en fetiche por encima del interés común e la humanidad.

c) Relaciones activas con los más de tres millones de peruanos que viven en el exterior, recogiendo su conocimiento, su experiencia y sus facultades creativas en función del desarrollo nacional y brindando apoyo y protección a quienes lo requieran. Otorgarles derecho a voto en las elecciones nacionales.

d) Promover la unidad y solidaridad entre los pueblos y no solo entre los Estados.

e) Rechazo a los intervencionismos de las potencias imperiales. Defensa del principio de soberanía nacional.

f) Respaldo a la lucha de los pueblos  palestino, venezolano, etc, a contar con un Estado soberano, sin intervencionismo, bajo el principio de autodeterminación de los pueblos.

g) Auditoria y Posición soberana frente a la deuda externa. Por un nuevo orden internacional basado en el no pago de la deuda externa.

h) Apoyamos las expresiones e intentos de paz en el  mundo, rechazamos las políticas de migraciones forzadas en nuestras poblaciones.

i) No a la trata internacional de personas.

j) Defendemos el derecho a la diversidad informativa nacional e internacional y el  rol de Telesur en esta tarea.

k) Rechazamos la manipulación ideológica que se efectúa a través de algunas organizaciones religiosas instrumentalizadas a favor del interés de la oligarquía y el imperialismo.

¡Por la Vida, la Patria y el Socialismo… Construyamos el Poder del Pueblo!

IV CONVENCIÓN NACIONAL PARTIDO PUEBLO UNIDO

OCTUBRE 2016


Para descargar el documento en PDF... haga CLICK aquí o en la imagen